Asador Avelino, para los que disfrutan del buen comer

El 4 de octubre mi marido y yo hicimos nuestro primer año de matrimonio, y aunque acabamos de tener un hermoso bebé varón, hace unos 20 días, decidimos que íbamos a sacar un ratito entre pañales, tomas alimentarias y desvelos para ir a celebrar nuestra unión y la llegada de Adolfo Jr a nuestra vidas. Y que mejor forma de celebrarlo que  con una buena comida. Buscábamos un restaurante que no fuera en el centro, porque queríamos estar relajados, aparcar fácil y en el que pudiéramos comer bien y brindar con un buen vino.

Screen Shot 2015-10-18 at 11.06.26 PM

Adolfo sugirió ir al Asador Avelino un restaurante en la zona de Carabanchel Alto al que había ido hace un tiempo atrás y que recordaba haber comido bien. Lo miré en Internet y a ver las imágenes de los sus platos y su variada carta de vino, decidimos que iríamos a probarlo.

Este local es conocido por sus asados en horno de leña, en especial el cochinillo que es el plato estrella de la casa. Pero también tienen paletillas para los que prefieren el cordero y otros platos que no tienen nada que envidiarle a los asados.

Cuando llegamos nos tomamos un par de cañas en la barra y nos pusieron unos pinchos de lacón de aperitivo. Allí nos sentamos en unos taburetes altos a disfrutar de nuestro aperitivo, mientras observábamos algunos cochinillos que posaban frente al horno de leña.

Pago Florentino
Pago Florentino

Un rato después decidimos pasar al salón. El dueño muy amablemente nos recibió e indicó al camarero dónde debía sentarnos. Pedimos la carta de vinos y nos decidimos por Pago Florentino. Un vino 100 por ciento uva Cencibel (Tempranillo) elaborado en tierra toledana por la bodega Finca La Solana (que pertenece a los mismos dueños de Bodegas Arzuaga), en el que prevalece la fruta sobre la crianza. Un vino potente y lleno, que acompaño muy bien nuestros platos.

Comenzamos compartiendo media ración de huevos rotos con pimientos de Padrón y virutas de ibéricos y otra media de pulpo a la brasa. Ambos platos estaban muy buenos, aunque para mi gusto los huevos estaban pasados y no con la yema poco cuajada como deben ser unos “huevos rotos”.

media ración de huevos rotos con pimientos de Padrón y virutas de ibéricos
Media ración de huevos rotos con pimientos de Padrón y virutas de ibéricos.
Media ración de pulpo a la brasa
Media ración de pulpo a la brasa

De segundo mi marido pidió cordero de lechal, y yo solomillo con foie fresco y reducción de Pedro Ximenez, que estaba buenísimo, un plato que repetiría si volviera, porque la verdad es que me gustó mucho, sobretodo considerando que llevo nueve meses sin poder probar el foie (¡que me encanta!) y sin comer carne, ya que a mí me gusta la carne al punto y debía comerla bien hecha.

cordero de lechal
Cordero de lechal
solomillo con foie fresco y reducción de Pedro Ximénez
Solomillo con foie fresco y reducción de PX
Tarta de queso con puré de frambuesa
Tarta de queso con puré de frambuesa

Para finalizar compartimos una tarta de queso con puré de frambuesa para acompañar el café y nos obsequiaron con chupitos de orujo.

En definitiva, en mi opinión, el Asador Avelino es un restaurante muy agradable para ir en familia, con amigos o en pareja; con buen servicio, en el que se come muy bien y en el que se pueden encontrar vinos para casi todos los gustos. ¡Recomendado!

Dirección Calle de Joaquín Turina, 42

Precio medio: 40 a 60 por persona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s